lunes, noviembre 20, 2017
Vertiente Crítica

PPSOE: bienvenidos al desierto de la política española

El pasado domingo se consumó lo que desde hace un par de semanas era un secreto a voces, el PSOE va a abstenerse esta tarde en segunda votación permitiendo así la investidura de Rajoy. Si bien es cierto que esta era una posibilidad que se contemplaba desde antes de la disolución del Parlamento hace casi un año, las formas bajo las cuales se ha llegado a esta conclusión han sumido al partido en una profunda crisis.

Hace algunos días, Josep Borrell afirmaba que la abstención podía haber sido una opción moderadamente nociva si se hubiera conseguido ejercer un condicionamiento efectivo, a saber, derogación de alguna Ley como la mordaza o la Lomce. Ahora bien y dada la situación, el potencial de chantaje –siguiendo la denominación de Sartori- que puede tener en este momentos el PSOE es ridículo.¿Cuál ha sido, pues, la lógica que ha imperado para tomar esta decisión?Ganar tiempo, dándole el gobierno al PP, para poder reconstruir la organización y poder presentarse en unas futuras elecciones de la mejor manera posible.

Sin embargo, el posicionamiento adoptado y las heridas abiertas entre las distintas facciones del partido van hacer muy difícil una reconstrucción en un periodo intermedio de tiempo.

Los grandes errores que ha cometido el PSOE son, por un lado, hacer públicas y notorias sus desavenencias en el seno del partido con un enfrentamiento cainita entre la cúpula del partido que se ha traducido en una ruptura entre las bases y ciertos dirigentes del partido; y, por el otro, no entender el carácter de plurinacionalidad del estado ni apostar por él de manera creíble, cerrando así la puerta a cualquier diálogo con los dirigentes del soberanismo catalán. No nos equivoquemos, para ser primera fuerza en unas elecciones generales el PSOE siempre ha necesitado un buen resultado en Cataluña y País Vasco. Además, no por casualidad los principales focos de resistencia en este último comité federal han sido: PSC, los socialistas baleares y, en menor medida, los socialistas valencianos.

De este modo, los socialistas dirigen un barco sin rumbo, navegando a la deriva y achicando con cubos toda el agua que les está entrando desde diferentes puntos. Todavía está por ver cómo lo van a hacer para no hundirse. Y más aún tras la lacrimosa renuncia de Sánchez hoy a su escaño.

Así las cosas, hemos llegado a un debate de investidura en el que el principal punto de interés es ver si los diputados díscolos del PSOE terminarán rechazando la disciplina de partido y votarán no esta tarde. Y si es así, ¿cómo actuará la gestora al respecto? ¿Los expulsará? ¿Se romperá la coalición con el PSC? Estas y otras cuestiones planean alrededor de esta definitiva investidura.

Desgraciadamente, cuestiones referidas a qué políticas llevará a cabo el gobierno de Rajoy no están tan presentes. La razón es obvia: por mucho que el PSOE se empeñe en querer afirmar que llevarán a cabo una oposición dura, tiempo y contexto están en contra de ellos. El presidenciable  sabe perfectamente que si cuando le toque aprobar los prepuestos generales el PSOE vota en contra, tiene la opción de convocar elecciones en busca de una mayoría más holgada. Por mucho que ahora se hable de la necesidad de talante para el diálogo –evidentemente, es algo necesario y estos últimos años ha brillado por su ausencia-, el sistema político español tiene tintes de presidencialismo bastante claros. Por ejemplo, es el Presidente quien recibe la confianza parlamentaria inicial del congreso; es el Presidente al que se le retira esta confianza; sólo él tiene la potestad de convocatoria de un referéndum consultivo y también es él quien podrá disolver la Cámara y convocar elecciones.

Abróchense los cinturones porque vienen curvas en esta nueva legislatura. El sistema de partidos está en cuestión , Bruselas aprieta con la necesidad de recortes para cuadrar el déficit y Rajoy tiene -a pesar de todo lo que ha rodeado a su partido los últimos cuatro años- la sartén por el mango.

Autor/a

Fundador y editor de El Rincón de Pensar. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Valencia tras estudiar un año en la universidad París 1 Panthéon-Sorbonne. Actualmente finaliza el grado de Ciencias Políticas con una estancia en la Universidad de Montréal. Es profesor del Grado en Filosofía Online de la UCV “San Vicente Mártir”.

Leave A Response