martes, julio 17, 2018
Vertiente Crítica

Thomas Sankara no es un personaje de Disney.

«Por eso Burkina ha propuesto, y propone siempre, que por lo menos el 1 por ciento de las colosales sumas de dinero que se sacrifican en la búsqueda de la cohabitación con otros astros se utilice para financiar de forma compensatoria proyectos de lucha para salvar los árboles y la vida. No perdemos la esperanza de que un diálogo con los marcianos pudiera resultar en la reconquista del Edén»

Primera Conferencia por la Protección del Árbol y el Bosque.
París, 5 de febrero de 1986.
Thomas Sankara

Por Fidel Ernesto.

¿Alguna vez han escuchado quién es el Capitán América? En la época de la marvelización del mundo y la disneyficación del mismo, seguro que a todos nos ha influenciado de algún modo ese avenger o vengador. En este tiempo que nos toca irremediablemente vivir, se debe soportar que todos los niños prefieran ser algún personaje de Marvel o de Disney que ser ellos mismos, quizás Batman o Spiderman. Se debe aguantar que sus sueños sean visitar un parque temático en Orlando o en París y que la cajita feliz de la hamburguesas que vende el colorido payaso McDonald´s traiga la imagen de una creación de Walt Disney. Se debe esperar que aspiren a ser uno de los 4 Fantásticos antes que ser como el abuelo que era atleta, que la madre que es médico o que el padre que es veterinario. De nada sirvió que Armand Mattelart y Ariel Dorfman denunciaran en su célebre libro Para leer al Pato Donald. Comunicación de masa y colonialismo, que era falso afirmar que Walt Disney era simplemente un comerciante.

Todo lo que se diga en contra de Disney es una afrenta al mundo de los niños, un mundo de fantasía que los padres estarían dispuestos a defender por no causarles ningún trauma. De ahí que lo dicho por los citados autores: «no debe extrañar, por lo tanto, que cualquiera insinuación sobre el mundo de Disney sea recibida como una afrenta a la moralidad y a la civilización toda. Siquiera susurrar en contra de Walt es socavar el alegre e inocente mundo de la niñez de cuyo palacio él es guardián y guía», se haya convertido en una realidad inescrutable, una profecía de la comunicación.

Thomas Sankara como Presidente de Burkina Faso ofreciendo un discurso en Naciones Unidas. (1984)

Seguro que también hemos escuchado sobre la laureada película Capitán Phillips, fue nominada a varios premios, incluidos los Oscar, con el argumento que todos los que viven en el Cuerno de África son, de algún modo, piratas; y como son piratas, entonces, todos los ejércitos del mundo deben proteger a los barcos que mercadean pacíficamente por esas aguas de los terroristas-piratas. Ya no vale decir piratas simplemente, si son piratas y encimas radicales musulmanes de Al-Shabbaab entonces tiene más marketing. Lo que no nos preguntamos es si la región del Cuerno de África tendrá solución algún día a la situación de pobreza extrema que vive. Parece ser que lo único que interesa es que esa zona sea segura para el comercio internacional independientemente de si son tiempos de guerra o de paz. Así se podrá asegurar el cumplimiento de uno de los 14 puntos que Woodrow Wilson proclamó en 1918, con el objeto de poner fin a la guerra de los imperios centrales e inaugurar un período nuevo de paz en las relaciones internacionales. Para solucionar el tema de la navegación Wilson proponía el cumplimiento del Punto 2 de sus 14 Puntos, el cual reza así: «Absoluta libertad de navegación en la paz y en la guerra fuera de las aguas jurisdiccionales, excepto cuando los mares quedasen cerrados por un acuerdo internacional»

Sin embargo, la pregunta sigue sin resolver. ¿Qué solución tiene la gente de Somalia, de Etiopía, de Eritrea? ¿Cuándo llegarán los buenos datos, aquellos que no los sitúen a la cola del hambre, de la sed, de la muerte por enfermedades curables? ¿Cuándo se cumplirá el Punto 4 de Wilson, aquel en donde se pedían: «Garantías adecuadas para la reducción de los armamentos nacionales»? Así de mal terminó el wilsonianismo, con la incapacidad de la Sociedad de Nacionales para resolver los problemas fundamentales de la violencia humana. Del mismo modo le sucede ahora a Naciones Unidas, en donde algunos países incumplen absolutamente las reglas internacionales y los Convenios Internacionales de alguna ciudad suiza, en donde los Tribunales Internacionales de Justicia parecen estar hechos para milicianos africanos que no hacen más que utilizar las armas que otros le proporcionan, para asegurar fuentes de recursos que otros les compran y así la vorágine circular del financiamiento ilícito y el mercado de armas va ad infinitum. La última vez que el mar se partió fue en la época de Moisés, como no vuelva Moisés y lo haga por ellos, los del Cuerno de África están condenados a seguir siendo piratas aunque sólo puedan, si acaso, pescar.

Tumba de Thomas Sankara, quien fue asesinado por su mano derecha Blaise Campoaré y en cuya planificación se sospecha que participó los servicios de inteligencia franceses. Cuestión que la Asamblea Nacional de Francia se niega a investigar. Su tumba ha sido profanada en varias ocasiones.

Por el momento, para los países occidentales la prioridad en el Cuerno de África y África en general, no pasa por medidas que atiendan verdaderas crisis humanitarias. La prioridad no se encuentra en la reducción de armamento del que tanto se alardeaba durante wilsonianismo, como una política de paz y remanso para EEUU y el mundo. Al contrario, lo principal es la necesidad de construir bases militares en Yibuti. ¿Yibuti? Sí, es un país, un país del que seguramente no hemos oído siquiera. No, no es Ciudad gótica, y la verdad, muchos pensarán que qué más da un pequeño país entre otros tantos países de piratas. Después de Capitán Phillips ya nadie querrá pensar en el Cuerno de África sin antes imaginarse la figura de un negro huesudo con un Kalashnikov, que subido de una lancha rápida busca los barcos mercantes para pedir rescates millonarios. ¿Habéis escuchado de Yibuti? La pregunta misma puede ser absurda ¿Acaso no nos damos cuenta, tristemente, que es más interesante para algunos aprenderse el nombre de los grupos de magos que juegan un partido donde se persigue una pelota con alas, entre ellos Harry Potter? Pues sí, la verdad es que sí, lamentablemente es así. Lo mismo sucede con las ficciones que ya son parte de la vida occidental: El señor de los anillos, Game of Thrones y Crepúsculo. Se pasa de magos, a lobos, vampiros hasta llegar a dragones. Todo ello para aprender de la ficción lo que la realidad ya nos muestra, con sangre en el Cuerno de África. Pero la realidad no tiene ni los 15 minutos de atención ni los millones de libros vendidos.

En cualquier caso, y sin importarle ni uno ni lo otro, Francia ya tiene su base aeronaval de Obock en Yibuti y eso es lo primordial. Por otro lado, EEUU, que está llamado del mismo modo que Batman, con la señal de un murciélago, a proteger al mundo de los malos, por si acaso, también tiene Camp Lemonnier. Una base militar donde operan más de 3,000 personas y cazas de esos que comienzan con una F y un guión, los cuales no sé si es por la palabra Fligth, Fiasco, Fuego, Factura o Fin de la Historia. Debe ser por Fin de la historia, no creo que haya historiadores después de que uno de esos trastos descargue sus entrañas en las cuevas de Afganistán o las chozas de Somalia. Por si acaso, China, la otra pieza que quiere entrar en el juego de soldaditos en este Gran Tablero Mundial, como diría Brzezinski en su libro que lleva el subtítulo de La supremacía estadounidense y sus imperativos geoestratégicos, quiere construir una base militar en Yibuti. ¿Tantas bases juntas y cómo es posible que no sepamos nada de Yibuti? Pues sí, así lo confirma la editorial de Tomi Oladipo en BBC (17/06/2015) al decir: Yibuti, el pequeño país donde las grandes potencias quieren tener bases militares.

Fotograma de la Película Capitán Phillips, que se caracteriza por abordar la problemática en el Cuerno de África desde una sola perspectiva que denigra y opaca una visión global de la situación en dicha región.

Ahora bien, ¿Quién es Thomas Sankara? ¿En qué película ha actuado o qué habilidades tiene? ¿Salta de edificio en edificio colgado de una tela de araña? ¿Tiene la habilidad de desaparecer como alguno de los personajes de los X-Men? Todo apunta a que es mortal porque lo mató su mejor amigo, algo que nunca sucedería a los héroes de los cómics de Marvel, porque se acabaría la saga y así el negocio. Todo apunta a que su habilidad era sembrar más de 10 millones de árboles, por considerar que el mayor pirómano del mundo es el imperialismo, un enemigo al que nunca combatirán los héroes de Marvel o los personajes de Disney, pues tendrían que recurrir al suicidio al ser ellos mismos defensores del capitalismo, lo que significaría un trauma que ni hijos ni padres estarían dispuestos a asumir. ¿Pero llevaba un arma? Sí, la llevaba y aun así no pudo defenderse ni salvar su vida. Como decía Eduardo Galeano a propósito de Roque Dalton, las balas que vienen de al lado son las más inevitables y asesinas. Aunque llevara el escudo del Capitán América no le sería posible detener la conspiración de los supuestos guardianes de la libertad, los que en 1789 firmaron una Declaración de Derechos en la que no se decía nada de colonizar África.

¿Cómo se llamaba su país? Cuando llegó al poder, su país era el reducto de una colonia saqueada por los piratas que no aparecerán nunca en la película Capitán Phillips, eran piratas que no llevaban Kalashnikov, no profesaban el Islam y no eran negros de pómulos saltones y dientes amarillos que pedían recompensas millonarias, piratas a los que nadie se atrevería a llamar piratas. Por eso decidieron cambiar el nombre de Alto Volta a Burkina Faso, que significa País de la gente íntegra.

Escuchémosle, leámosle y sigámosle. No hay cómics, no hay películas, no hay disfraces, sólo el recuerdo imborrable que ahora tiene la gente íntegra que le busca por las habilidades que ni Marvel ni Disney podrán nunca tener.

Sankara cuando hablaba de la Deuda de los países empobrecidos, decía esto:

«Hemos escuchado y aplaudido a la primera ministra de Noruega cuando intervino aquí mismo. Dijo, ella que es europea, que toda la deuda no puede ser reembolsada. Yo quisiera simplemente completar y decir que la deuda no puede ser reembolsada. La deuda no puede ser reembolsada porque, en primer lugar, si no pagamos, los prestamistas no se van a morir. Estemos seguros de esto. En cambio, si pagamos, somos nosotros los que vamos a morir. Estemos seguros igualmente de ello. Los que nos han conducido al endeudamiento han jugado como en un casino. Mientras ellos ganaban no había debate. Ahora que pierden en el juego, nos exigen el reembolso. Y se habla de crisis. No, señor presidente, ellos jugaron, ellos perdieron, es la regla del juego. Y la vida continua»

Sobre la religión opinaba:

«Además, las masas populares de Europa no se oponen a las masas populares de África. Los que quieren explotar a África son los mismos que explotan a Europa. Tenemos un enemigo común. Por ello, nuestro Club de Addis Abeba tendrá que decir igualmente a unos y a otros que la deuda no se pagará. Cuando nosotros decimos que la deuda no se ha de pagar no significa que estamos contra la moral, la dignidad, el respeto a la palabra. Nosotros consideramos que no tenemos la misma moral que los otros. Entre el rico y el pobre no hay la misma moral. La Biblia, el Corán no pueden servir de la misma manera a quien explota al pueblo y al que es explotado. Tendrá que haber dos ediciones de la Biblia y dos ediciones del Corán»

Sus proposiciones sobre el problema del armamento contemplaban lo siguiente:

«Querría terminar diciendo que podemos tranquilizar a los países, a los que decimos que no vamos a pagar la deuda, advirtiéndoles que lo que ahorremos no se irá en gastos de prestigio. No queremos más de eso. Lo que se ahorre irá al desarrollo. En particular, evitaremos endeudarnos para armarnos, porque un país africano que compre armas no puede hacerlo más que contra otro país africano. ¿Qué país africano puede armarse para protegerse de la bomba nuclear? Ningún país es capaz de hacerlo. Desde los más equipados a los menos equipados. Cada vez que un país africano compra un arma, es contra un africano. No contra un europeo. No contra un país asiático. En consecuencia, en el impulso de la resolución sobre la cuestión de la deuda debemos también encontrar una solución al problema del armamento»

Al hablar de sí mismo, se refería así:

«Yo soy militar y llevo un arma. Pero, señor presidente, querría que nos desarmemos. Porque yo llevo el único arma que poseo. Otros han ocultado las armas que tienen»

A propósito de la opresión de la mujer explicaba:

«La ternura protectora de la mujer hacia su familia y su clan son una trampa que la somete al dominio del macho. La inocencia y la generosidad son víctimas del disimulo y los cálculos egoístas. Se hace burla del amor, se mancilla la dignidad. Todos los sentimientos verdaderos se convierten en mercancía. A partir de entonces el sentido de la hospitalidad y de compartir que tienen las mujeres sucumbe a las artimañas de los astutos. Aunque es consciente de las artimañas que están detrás del reparto desigual de tareas, ella, la mujer, sigue al hombre para cuidar de todo lo que ama. Él, el hombre, se aprovecha de esa entrega. Más adelante el germen de la explotación culpable establece unas reglas atroces que van más allá de las concesiones conscientes de la mujer, históricamente traicionada.

En la explotación, la mujer y el obrero están reducidos al silencio. Pero en el sistema capitalista, la mujer del obrero debe guardar silencio ante su marido obrero. En otras palabras, a la explotación de clase que tienen ambos en común viene a sumarse, para las mujeres, una relación singular con el hombre, una relación de enfrentamiento y agresión que se escuda en las diferencias físicas para imponerse. El hombre, por tanto, se escuda en la complejidad de esta relación para sembrar la confusión entre las mujeres y sacar partido de todas las artimañas de la explotación de clase para mantener su dominio sobre las mujeres»

Bibliografía.

1. Yibuti, el pequeño país donde las grandes potencias quieren tener bases militares

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/06/150616_yibuti_bases_militares_men

2. BRZEZINSKI, Zbigniew. El Gran tablero mundial. Paidós

http://biblioteca.sivec.espe.edu.ec/upload/LL_TCRN_3_4_EL_GRAN_TABLERO_MUNDIAL___AUTO_ZBIGNIEW_BRZEZINSKI.pdf

3. DORFMAN, Ariel y MATTELART, Armand. Para leer al Pato Donald. Siglo XXI Editores.

http://www.sigloxxieditores.com.ar/pdfs/dorfman_mattelart_para_leer_al_pato_donald.pdf

4. SANKARA, Thomas. Un frente contra la deuda. Adís-Abeba (1987)

http://cadtm.org/Discurso-de-Thomas-Sankara-sobre

5. SANKARA, Thomas. La liberación de la mujer. (1987)

https://www.marxists.org/espanol/sankara/1987/marzo08.htm

Autor/a

Fundador y editor de El Rincón de Pensar. Managua, Nicaragua. Licenciado en derecho, realizó un máster oficial en Abogacía y Pensamiento Filosófico Contemporáneo por la Universidad de Valencia. Actualmente es candidato a Doctor en Derecho Constitucional. Trabaja como consultor jurídico en Nicaragua y España. Ámbitos de interés: Nuevo constitucionalismo latinoamericano, derecho económico, relaciones internacionales y geopolítica latinoamericana, teoría del Estado y el derecho, jurisprudencia comparada, filosofía del derecho, teología y filosofía de la liberación.

Leave A Response